Inicio Contacto Mapa del Portal Sitios del Gobierno del Distrito Federal
Ciudad de México, Capital en Movimiento Heróico Cuerpo de Bomberos del Distrito Federal  
Heróico Cuerpo de Bomberos del Distrito Federal
Portal Ciudadano del Gobierno del Distrito Federal
Inicio
#
Acerca del Heroico Cuerpo de    Bomberos
#
Recomendaciones
#
Servicios
#
Capacitación
#
Estaciones
#
Equipo e indumentaria
#
Orgullo de ser Bombero
#
Oficina de Derechos Humanos

Niñ@s
#
Voluntarios
#



Tu ciudad, comprometida para brindarte un mejor servicio. Envia tus dudas, quejas, denuncias y comentarios. El Gobierno del DF te garantiza confidencialidad y una pronta respuesta.

Llenar formato

 

.     

Orgullo de ser Bombero

Tú estás aquí: Inicio | Orgullo de ser Bombero | ¿Por qué soy Bombero?

¿Por qué soy Bombero?

Recuerdo el día que aprobé el examen de admisión en el cuerpo de bomberos con tanta claridad como recuerda un rey el día de su coronación o un cardenal el de su elevación a esa dignidad.

Cuando me enteré de que me había ganado una plaza, colmaron mi vanidad visiones románticas: madres bañadas en lágrimas que me besaban por haber salvado a sus hijos, periodistas que me ensalzaban en sus editoriales, alcaldes que me condecoraban.

Ahora, ocho años después, se ha desvanecido toda visión romántica. He trepado por escaleras de incendios miles de veces; y, a sabiendas de que en cualquier momento el techo podía desplomarse sobre mí, o el piso hundirse, o estallar un explosivo oculto. He visto morir a amigos y he llevado muertos en mis brazos. Justa es la razón de haber escogido al fuego como metáfora del infierno.  ¿Qué podría ser más espantoso que la lenta agonía de la piel que se chamusca hasta que se obstruye la garganta? Estar tan cerca de la muerte  no me parece nada interesante, nada romántico.

Después de cada incendio el interior de mi nariz queda cubierto de hollín y escupo las flemas negras de mi oficio. Tengo solo 31 años, pero me siento como si tuviera 50.

A veces, después de un siniestro, alguien me pregunta cómo me encuentro. Me limito a menear la cabeza. Me siento como si hubiese ascendido a una montaña, y gozo de la muda y personal satisfacción de la victoria.

Pienso entonces en el precio que los bomberos tenemos que pagar por esa victoria. ¿Vale la pena ese constante ingerir veneno, ese agotamiento, ese envejecer? En lo económico, no lo vale. Sin embargo, comprendo que no podría desempeñar ningún otro trabajo que me diera una sensación tan grande de triunfo.

Hace poco, después de un incendio, me halle sentado en el vestíbulo de un edificio de viviendas. Los bomberos habíamos salvado a una mujer y a su hijo pequeño,  pero se había perdido una niñita de 18 meses. Uno de mis compañeros descendió por la escalera del edificio y fue a sentarse junto a mí. Llevaba en sus brazos a la niña muerta. El rostro de ese bombero estaba cubierto de tizne y de escamas de pintura quemada. Mientras esperábamos que llegara la ambulancia, repetía, una y otra vez: "Pobre criaturita. No la hubiera podido salvar".  Alcé la vista y vi que tenía húmedos los ojos: las corneas, rojas por el haberse arrastrado por infinidad de corredores hasta descender a abismos de negro humo, y la luz reflejada por las lágrimas daban brillo a su mirada.

Quisiera que todo aquel que se propone inscribirse para la prueba de admisión en el cuerpo de bomberos pudiera haber visto la tristeza de esos ojos, que explicaban por qué combatimos los incendios. En aquel momento era yo parte de ese hombre sentado en el vestíbulo de una casa de vecindad, y ambos éramos parte de todos los bomberos del mundo.

Tomado del libro "La compañía 82 de bomberos"
Autor: Dennis Smith


Subir Regresar     



Teléfonos de Emergencia

Marca desde cualquier teléfono público, son números gratuitos.
Al solicitar el servicio, por favor proporciona los siguientes datos:

Tipo de emergencia
Nombre de la calle
Número
Esquina más próxima
Colonia
Delegación
Nombre y teléfono
  
Busca la estación de bomberos más cercana a tu domicilio



¿Qué hacer en caso de un incendio?

¿Qué debo hacer durante un incendio o siniestro? ¿Cómo puedo auxiliar a una víctima? Te ofrecemos recomendaciones generales.



¿Sabes dónde están localizadas las salidas de emergencia y los extintores del lugar donde trabajas?
Si
No
No tenemos salidas de emergencia
No tenemos extintores
No tenemos salidas de emergencia ni extintores
Ver resultados

  Portal desarrollado por la CGMA / Dirección Ejecutiva de Procesos, Servicios y Atención Ciudadana